sábado, 9 de octubre de 2010


Título orginal: Die bitteren Tränen der Petra von Kant
Año: 1972
Dirección: Rainer Werner Fassbinder
País: Alemania
Interpretes: Margit Carstensen, Hanna Schygulla, Katrin Schaake, Eva Mattes, Gisela Fackeldey, Irm Hermann
Duración: 124 min.
Página: 555.

Fassbinder adapta este film a partir de un texto teatral de su propia autoría, y al mejor estilo de los influjos del Kammerspiel, acota aquí también la acción a un único espacio: la casa- estudio de Petra, diseñadora de moda, lo cual la vuelve una película realmente claustrofóbica y angustiosa donde el único espacio de movimiento gira prácticamente alrededor de una cama.
La historia podría parecer sencilla, sobretodo si pensamos en el resurgimiento de movimientos feministas de los años '60 y '70: Petra es una reconocida diseñadora de modas que vive en un apartamento con Marlene, su asistente y sirvienta, una mujer joven que lo hace todo por su dominadora ama, es casi una esclava que como detalle nada gratuito no pronuncia palabra alguna en todo el largometraje. A través de una amiga en común, Petra conocerá a Karin, una muchacha de apenas 23 años de la que inmediatamente quedará enamorada y con la que posteriormente llevará una relación posesiva. Sin embargo, lo que muchos se esmeran en tomar como una tremenda alegoría de las luchas del poder y de las diferenciaciones sociales y aunque no está muy errada esta lectura de alguna manera, la historia es casi un calco de la vida del propio director. El actor y ayudante de dirección Harry Baer dice al respecto:"Es muy complicado descubrir su secreto y puntos de referencia. Está claro que él es Petra; Karin, la belleza de origen humilde que goza del lujo conquistado gracias a la diseñadora pero que al final vuelve con su marido, es el actor Gunther Kaufmann, el cual no quería abandonar a su mujer por Rainer. Todas las caricias intercambiadas por las dos mujeres en la película son una proyección de aquella amistad masculina insatisfecha. Eso se nota hasta en los diálogos, que he oído casi con las mismas palabras entre ellos dos. Irm Hermann en su papel de secretaria esclava parece encarnarse a ella misma. Por último Gabriele, la hija, tiene bastante de mí mismo y la protección paternal que siempre he buscado en Rainer".
El film es ante todo una excelente muestra del dominio de la dirección. Fassbinder no sólo maneja el limitado escenario con maestría , cambiando objetos que nos marcarán el paso del tiempo, por ejemplo; sino que además el trabajo actoral, las poses y gestos, el vestuario exuberante y hasta exagerado, hablan tanto como el texto mismo. Un texto que se denota literario y que me intuyo no muy diferente a su padre teatral. La cámara es utilizada con un detalle exquisito donde el ojo del espectador se involucra de tal manera que termina siendo parte del propio drama sintiendo por momentos verdadero fastidio y agobio con planos y escenas demasiado largos. Todo lo cual puede darle un tono lento a la cosa pero no por ello menos jugosa. El tema, cuando uno comienza a excavar se universaliza y hasta se vuelve irónico. Las manifestaciones sobre la liberación de la mujer, la opresión que se sufre por parte del hombre, la dominación de un sexo sobre el otro, finalmente termina dándose de la misma manera en las protagonistas. Incluso Petra ejerce la seducción con las mismas armas que un hombre podría haber ejercido también: promete a Karin un futuro de riquezas y comodidades que finalmente no harán el sustento de la relación. Solo cuando Petra reconoce que antes que amar quería poseer se produce el verdadero cambio. "El amor es algo que necesita el ser humano. Es importante para todos, no importa qué forma asuma el amor. Pero por desgracia es algo que puede convertirse fácilmente en una explotación"- decía ya Fassbinder.
El montaje del apartamento también es para destacar, no sólo porque los elementos están dispuestos en forma contrastante y verdaderamente plástica, sino también porque contribuyen en la ambientación. Vemos maniquíes blancos y desnudos como testigos del drama, y pequeñas muñecas emplazadas en encuadres importantes. Elementos que aparecerán cambiados según se quiere insinuar lo que no se dice con palabras. Una enorme pintura, Midas y Baco de Poussin, domina por completo la escena y no es un detalle al azar si uno toma en cuenta el mito. ¿No es Petra acaso como el rey que todo quiere poseer?, ¿no termina padeciendo ella, como el rey, la maldición de su propia fortuna acaso?. Y la cama, otro de los elementos dominantes, donde se come, se bebe y se ama por igual, ¿no deja de ser también una especie de símbolo donde el blanco de las sábanas contrastan con el frío metal del cabezal donde Petra llorará sin descanso?, ¿es acaso fortuito el detalle de su falta una vez que el abandono se ha dado y Petra termina llorando esta vez sobre el blanco de la alfombra de un cuarto vacío desesperada por el llamado que nunca llega?.
La música por otra parte está casi ausente salvo por dos o tres momentos claves en los que Petra recurre al tocadiscos para dar tono a sus emociones. No obstante los "sonidos o ruidos" son parte también del discurso: vemos a Petra charlando sobre su cama con Karin o con su amiga Sidonie mientras Marlene tipea constantemente, el espectador siente que ese ruido perturba pero aun cuando no la vemos en escena, el silencio repentino de las teclas y el retomar de esta nos cuenta qué tan atenta está Marlene a lo que se dice. Fassbinder no necesita poner en boca de Marlene ninguna palabra, ninguna frase, porque Marlene habla por sí misma todo el tiempo. Sus miradas, sus movimientos pausados y sus repentinos gestos contraídos contrastan con sus movimientos de la escena final, rápidos, certeros, casi violentos.
Las amargas lágrimas de Petra von Kant es un film opresivo, asfixiante, lento , trementamente teatral. Recomendable por supuesto aunque no sabría decir si lo mejor de este director.

¿Se merece su inclusión en el libro?: Ciertamente, sobretodo por su tremenda maestría visual y el domino de la dirección. Son esos films que invitan a conocer más de sus realizadores, con una fotografía excelente y actuaciones de lujo.

Pueden descargarla acá.


♥♥Si te gustó este artículo puedes nominarnos en los premios de Bitacoras, categoría cultura!♥♥
Votar en los Premios Bitacoras.com

ESCRITO POR Pabela

Creadora, fundadora y líder de este templo. Amante de la literatura, la fotografía, la música y desde luego el cine. Síguela @pabela

{ 2 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Tras leer tu reseña, solo me queda felicitarte, después de ver detenidamente gran parte de la obra de Fassbinder, ésta, que fue de las últimas que pude ver, tengo que confesar que me superó. El ritmo lento y la puesta en escena extremadamente austera, acabo agotándome. Ahora, al leer tu comentario, igual me animo y lo intento de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. angel, es que te entiendo perfectamente es terriblemente lenta por momentos y hasta hay diálogos que parecieran acartonados dentro de la puesta tan teatral que tiene, pero creo que bien vale el esfuerzo de una revisión jajaja sobretodo por lo que ya destaco en el artículo.Abrazos

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -