viernes, 10 de diciembre de 2010



Título orginal: Citizen Kane
Dirección:Orson Welles
País: EE.UU
Interpretes: Orson Welles, Joseph Cotten, Dorothy Comingore, Agnes Moorehead,etc.
Duración: 119 min.
Página: 166

Ninguna palabra es capaz de describir la vida de un hombre

Y ninguna reseña escrita por estos días puede brindar nada nuevo con respecto a un film que es considerado como el más grande de la historia del cine, un film del que se ha dicho ya incontable cantidad de cosas, del que se ha expresado una infinidad de opiniones. Pero recurramos a aquello que alguna vez dijo la señora esa de la tele: "el público se renueva" y tratemos de encarar entonces Ciudadano Kane de la mejor forma posible, aun cuando eso signifique no ser nada original. Aprovecho antes a agradecer a Dialoguista quien me ha aportado información del film para poder al menos tratar de buscar un camino por el cual hablar de esta ya leyenda del cine.
El guión- inspirado parece en la figura real del magnate William Randolph Hearst, uno de los más grandes empresarios periodísticos de la historia norteamericana- fue escrito conjuntamente por Orson Welles y Herman J. Mankiewicz y que les valió un oscar a mejor guión. Un oscar que sorpresivamente,salvo por el honorífico que le darían después, fue el único que Welles recibió en su carrera. La historia, casi Dickensiana como bien dice el libro, nos cuenta la historia de un joven muchachito- Charles Kane- cuya madre ha heredado una importante mina y que termina dando a otro millonario la tutoría de su hijo. El niño se convierte finalmente en magnate del cuarto poder y terminará comprendiendo que el dinero no hace la felicidad y de que el amor no puede ser comprado. Suena simple ¿verdad?, sin embargo esta historia que podría ser la de muchas figuras públicas, está contada de una manera que ya en su momento constituyó la primera novedad dentro del cine, tanto es así que muchos le endilgan a Welles ser el creador del flashback, algo que permítaseme dudar un poco pero que no por ello le resta grandeza. Si han de preguntarme lo que más me atrajo de este film es justamente cómo está contado. Es que todo arranca con una intriga importante: Kane ha muerto y sus últimas palabras, "Rosebud", provoca que un grupo de periodistas se embarquen en la tarea de averiguar quién es Rosebud y por qué Kane lo recordaría en su momento final. A partir de entonces y de manera casi coral, la historia de quién fue Kane y cómo fundó su imperio nos es presentado por flashbacks de acuerdo al entrevistado en cada momento. Así, la trama corre por dos vías: una principal y lineal como es la búsqueda del significado de Rosebud y la segunda, secundaria y fragmentada pero finalmente más importante, la historia del propio Kane. Como bien dice Raúl Ruiz en su artículo sobre el film


"La supuesta trama principal (Rosebud) no es más que una excusa para que se desarrolle la trama secundaria, la que realmente interesa al autor y al espectador, es lo que Hitchcock llamaba McGuffin".

Y para eso, un joven actor que venía de romperla en la radio y a quien la RKO le dió una libertad suprema para hacer una película, condiciones impensablemente creativas para la época que se dice fueron la razón de la envidia y rechazo del ambiente hollywoodense, usó un sinfín de recursos nuevos que es lo que en definitiva causó su grandeza. Por ejemplo, dicen que para darle más realismo a las imágenes periodísticas más antiguas sobre el resumen de la vida del magnate y que por ende debían parecer estar en malas condiciones debido al paso del tiempo, Welles pisoteó el negativo para erosionar el resultado final. Pero no solo eso, apoyado en un genial director de fotografía, Gregg Toland, Ciudadano Kane fue toda una revolución visual. No solo lo fue por esas imágenes de claroscuros inquietantes, de tomas donde la cámara estaba ubicada en puntos impensables, de iluminación cuidadísima y, a veces, hasta espectral; sino porque utilizó dos conceptos fotográficos realmente nuevos para lo que el cine ofrecía en ese momento: la profundidad de campo y los picados y contrapicados muy marcados. En este último recurso se vieron forzados a incluir otra gran variante para el cine: los techos!. Sí, Ciudadano Kane fue uno de los primeros films en incluir techos en sus decorados dotando de una visión inusual a la escena pero sin restarle fuerza a la imagen. Muy por el contrario provoca en el espectador sensaciones que aun al día de hoy impactan.



La profundidad de campo, el espacio por delante y por detrás del plano enfocado, comprendido entre el primer y el último punto apreciablemente nítido reproducidos en el mismo plano de enfoque [1] , es otro gran valor del film. Algo que encontraremos destacado en cualquier artículo que leamos de este film. Es que previamente a Ciudadano Kane, por lo general la escena destacaba en primer plano al protagonista y borrosamente, o a veces en penumbras, el fondo. Pero Toland logró que en muchas escenas de la película el espectador fuese capaz de captar con su ojo tanto el primer elemento de la escena como el último punto lejano de esta. El ejemplo por antonomasia es aquella escena en que vemos a la madre de Charles Kane firmar los papeles de la tutoría del niño. Fijense a continuación lo bien que puede verse al niño jugando en el fondo de la escena mientras en primer plano vemos a los tres personajes con los papeles a mano.

Pero utilizar de esta manera la profundidad de campo significaba un esfuerzo extra por manejar la iluminación para seguir manteniendo al espectador con la mirada en los momentos importantes y por supuesto para compensar lo que en fotografía se llamaría "zonas grises" es decir aquellas que dan equilibrio y balance a la iluminación general de la escena.
Otros de los recursos fascinantes que utilizó Welles dentro de su narrativa es la elipsis o, como me comentaba Dialoguista, la secuencia de montaje. Es un recurso que con barridos de por medio nos "cuentan" indirectamente el paso del tiempo. En este caso la sucesión de desayunos en que no sólo percibimos eso sino además el cambio en la relación de Kane con su primera esposa. Aquí la escena en cuestión:


Además de todas estas consideraciones técnicas que hacen de este film uno de los íconos clásicos más destacados, a pesar que en su momento no causó tanta locura como ahora entre los cinéfilos, hay que destacar que Welles es un actor inmenso. Su papel de Kane es sencillamente extraordinario y aunque digan que el hecho de convocar a actores de su compañía teatral se debiera a que no quería pasar por inexperto ante las cámaras con actores más experimentados, lo cierto es que supo elegir bien a pesar de la osadía de tener un reparto casi desconocido para el espectador promedio. La interpretación de Joseph Cotten de Leland, el mejor amigo de Kane, es tan extraordinaria como la del propio Welles y le valió un reconocimiento que lo elevó a galán inmediato de los '40 y '50.
Puede que actualmente sea tanta la expectativa que genera la mítica de este film que muchos que se acerquen por primera vez a ella no queden tan prendados como todos aquellos que la adoran superlativamente. Pero lo cierto es que no puede negarse la magnífica realización de una historia intensa que supo salir de la creatividad de un joven de apenas 24 años. Una ópera prima de la que no todos podrían vanagloriarse.

[1] definición de la wikipedia.

Imágenes para disfrutar de la fotografía de Citizen Kane



Recuerda seguirnos en twitter!@Pabela o @primothe

{ 9 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Muy buen post, Pabela. Siempre da gusto leer sobre este filme histórico. Lo vi por primera vez en 2001, para la facu, y oportunamente hice este análisis, que reproduje en mi blog. Lo comparto:
    http://micine-halbert.blogspot.com/2008/04/crtica-anlisis-el-ciudadano-de-orson.html

    Saludos!!!
    halbert

    ResponderEliminar
  2. Ves, no era tan dificil. Ahora ya puedes siguir con el resto de la obra de Welles.

    ResponderEliminar
  3. Los techooos!!! que bueno que hayas hecho incapié en esooo, porque puede pasar desapercibido y sin embargo es muy importante ;D
    No te dejaste nada de nada sin decir, completísima reseña, me encantó. Recuerdo cuando la vi por primera, sin saber nada sobre todas las técnicas y lo que había costado, y aún así, la historia me atrapó, justamente porque lo que vos decís, puede parecer una historia más, pero no lo es. Esta narrada con las pausas y los acentos bien puestos, tal como lo haría un buen narrador de cuentos, de esos que todos se quedan alrededor escuchando atónitos ;D
    Además de la simpleza y profundidad del mensaje!!!
    Un abrazo

    P.D.: Gracias por la mención, no era necesaria cheee
    P.D.: Ya tengo el microfono para la charlaaaaaaa, iupiiiiiii ;D

    ResponderEliminar
  4. Dialoguista, si te interesó la técnica de Welles, perspectivas con techos, iluminación interior, revisa a Ford, ya en La Diligencia está todo esto. http://wp.me/paljK-iQ
    Y disculpa la pedantería

    ResponderEliminar
  5. Angel, ví la diligencia hace tantooo, que probablemente ni me percate de esto de los techos. jejeje La voy a volver a ver. De todas formas, el hecho no es que Welles lo haya inventado o no, pero si que hizo uso de todos los recursos hasta el momento, todos al servicio de la historia.
    No es pedantería, para nada, vienen bien los datos, al menos a mi me gusta esos comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Abordar esta obra maestrera y de tal magnitus es realmente dificultoso pero lo has hecho muy bien Pabela. Creo que una de las razones de éxito fue el año en que fue concebida (1941, y lo mderna que es al respecto). Para ser el primer trabajo de un "debutante"...es todo un golpe de efecto en la historia del cine. Welles tiene grandes obras maestras, tantro como actor como de director. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Qué buena entrada. Sí que es muy de Dickens, nunca había caído en ello, ¡qué torpe!
    Tal vez Welles no fuera el creador del flashback, pero lo utilizó como nadie lo hizo. Esta peli es una de las más grandes de la historia del cine, es una peli de un genio, no por cualquier cosa sale siempre, repitiéndose una y otra vez, en las listas que suelen hacer de las mejores pelis...
    Das muchos datos de interés, Pabela, como lo que dicen que hizo Welles para avejentar algunas escenas, eso de pisotear negativos; me da que eso forma más parte de la leyenda de la peli que otra cosa, pero es cierto que eso sirve para que tome etiqueta de leyenda. También muy interesante lo de los picados y contrapicados y la profundidad de campo que daba mostrar los techos jeje qué bueno! A mi también me ha hecho gracia eso. Gran post (aunque me repita)

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por comentar. Angel, la verdad que no era tan difícil... jaja estuve casi semana y media elaborando a ver cómo escribir. He leído tu artículo (los dos el del link y el de la película en sí) y me han gustado enormemente. Los recomiendo a los demás.
    Javi, Dialoguista, Marcos, me alegra que haya gustado el post, es difícil como lectora ponerse a leer de algo que tanto ya se ha dicho y q atraiga jeje.
    Halbert, también leí tu artículo sobre el film, muy bueno! como verán todos de alguna manera hemos hablado de él.

    ResponderEliminar
  9. Que maravilla de crítica Pabela!!Enhorabuena. Me gusta el análisis, no soy un gran defensor de Ciudadano Kane,la vi hace muchos años y me gustó pero no me entusiasmó. Wells te debe un favor.

    Besos.

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -