viernes, 25 de marzo de 2011


Siempre es difícil hablar de un documental. Lo es porque a menos que toque un tema extremadamente puntual, la cosa no alcanza al menos que se planten con unas 3 horas mínimo de filmación. Y hablar sobre porqué falla el sistema educativo no es moco de pavo como decimos por acá. Intuyo desde que vi Entre los muros, que el problema de la educación con sus más o sus menos es una cuestión global y por eso he de decir que al menos que uno no viva desde el aula estas cuestiones, si no se es un profesional del área, desestimo que Waiting for Superman llegue a mostrar siquiera la punta del inmenso Iceberg.
Realizado por el ganador del Oscar 2007 por 'Una verdad incómoda', Davis Guggenheim sigue a cinco niños (Anthony, Francisco, Bianca, Daisy, y Emily) a través del obstaculizado camino de tratar de ingresar a una secundaria que valga la pena. En el transcurso de esas historias se plantea el porqué existe la deserción escolar o los bajos rendimientos académicos en las escuelas del Norte. Veremos entonces una seguidilla de explicaciones muy bien planteadas sobre el sistema arbitrario de elección de ingresos- que incluye una lotería, por ejemplo- y la calidad de enseñanza donde toda la responsabilidad de la cosa pasa por la burocrácia del propio sistema, los malos maestros y los sindicatos.
Con maestría Davis nos muestra la preocupación de los padres por el futuro de sus hijos, así como la de algunos pocos maestros que se destacan por querer cambiar las cosas. Algunos con métodos realmente exitosos en apariencia. Por momentos, la mano del director es sabia y hasta nos arranca unos cuantos lagrimones y algunos OH! escandalizados. Pero la pregunta del millón llega enseguida para el espectador un poco espabilado: ¿es realmente toda la culpa del propio sistema?.
'El tema es complejo', repite varias veces el guión como adelantando que no todas las respuestas se pueden plantear en apenas 111 minutos. Y es verdad. Aun cuando no tengamos cabal conciencia de cómo es detalladamente el sistema de educación norteamericano, nadie puede negar que cualquier sistema de educación, con sus burócratas, maestros y demás, es solo una parte del problema.
Si hay algo que tiene la educación norteamericana que le admiro tanto como le critico es la seriedad con que se toman la formación. Para aquellos que no lo saben, la famosa prepa (algo así como los últimos años de secundaria mezclados con el CBC) son los que definirán el futuro de cualquier niño. La cantidad de materias que puedan cursar, sumado al desempeño académico y las labores sociales dentro de la propia escuela, ya les labra un currículum que marcará la aceptación o rechazo dentro de una Universidad e incluso a cuál de ellas podrán aspirar. Lo bueno, pensando idílicamente, es que esto impone una cierta valoración de la educación básica; lo malo es que es altamente excluyente. Niños o adolescentes con problemas de aprendizaje por problemas emocionales, por ejemplo, pueden quedar totalmente marginados de la posibilidad de una licenciatura nomás por un bajo desempeño escolar. Esto sin contar el tema monetario en un país donde aun la educación estatal universitaria debe pagarse.
Remitiéndome sin poder evitarlo a nuestro propio sistema, no puedo dejar de lado otros incontables factores que hacen a la deserción o bajo desempeño en general: mala formación docente, desvalorización del esfuerzo, la sociedad que impone lo fácil y material como única meta, la falta de recursos (como que halla una biblioteca en cada escuela por ejemplo) y un interminable etcétera que me llevaría realmente todo un libro.
Lo cierto de todo esto es que el tema es realmente complejo y que a menos que empecemos a pensar realmente en soluciones todo lo que se haga, reformas, leyes, etc, serán una mera aspirina para el dolor de cabeza. La interminable polémica sobre quién es responsable no recae más que en todos: la sociedad, los maestros, los gobernantes, la economía, todo. Amalgamar todo en forma efectiva y tirando para el mismo lado, no es fácil pero tampoco imposible. Es cierto que un maestro o profesor bueno, como dice el documental, hace la diferencia; pero me pregunto al menos en lo que Argentina respecta: ¿un buen maestro es capaz de hacer la diferencia en un aula con 45 niños o adolescentes apretados?, ¿en una escuela donde el estudiante es una mera matrícula o número que completa una subvención?, ¿es efectivo cuando está solo tratando de imponer una serie de valores ya muertos para la sociedad?. Por lo pronto se las dejo picando con el documental acá mismo para que lo vean y en los comentarios me pueden ustedes decir cómo la ven. Sino manden 'Posible' al 77717 y listo.
Doblada al Español latino.

{ 3 Opinan que... read them below or Comment }

  1. No me robó lágrimas, por desgracia. Y ojo, no digo que sea un mal trabajo, pero no me termina de cerrar. Me suena a "realidad incompleta".
    Como futuro docente (está en mis planes serlo el día de mañana), la educación me interesa mucho. En este momento, la observo desde abajo, y las conclusiones que saco ya son monstruosas. Me cuesta pensar en los extremos de mis conclusiones cuando lo vea desde la otra perspectiva dentro de diez años.

    Rescato, sobre cualquier otra cosa, la primera media hora inicial.

    ¡Saludos!

    P.D - Me pregunto qué habría pasado si el documental hubiera sido argentino...

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantó, cómo te comente en Facebook. La verdad que el nivel este año en los Óscar era brutal: Gasland, Inside Job, Exit..., Restrepo....me esperaba que estuviera ahí y ganara. Es un buen reflejo del sistema educativo...mundial. Besitos Pabela.

    ResponderEliminar
  3. No he visto el documental, pero el problema de la educación veo que anda parecido en todo el mundo, occidental al menos. Yo trabaje con chicos mayores (18-22) en estudios muy específicos, y claro sabían a lo que iban, no tuve ningún problema.
    Con los jóvenes hasta 16 años (mi hermano dirige un centro) el problema es que algunos simplemente no quieren ir, a otros no les interesa lo que tienen que estudiar y joden todo lo demás. ¿Como se soluciona? Je ne sais pas!
    “Los problemas difíciles no tienen soluciones fáciles”

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -