miércoles, 20 de julio de 2011


Título orginal: Rebecca
Dirección:Alfred Hitchcock
País: EE.UU
Interpretes
: Laurence Olivier, Joan Fontaine, George Sanders, Judith Anderson, etc.

Duración: 130 min.
Página
: 159



Como bien dice el libro, es sorprendente que este film con 11 nominaciones al Oscar haya sido el primero y único que se le otorgó a Hitchcock por Mejor Film. Sorprende no porque sea un film malo, ¡claro!, sino por la propia trayectoria del realizador inglés y las innumerables genialidades que ha hecho historia dentro de la industria del cine.
Esta historia basada en una novela de Daphne du Maurier, fue también la primera que el director realizara en EE.UU y la preferida de mi madre, de quien recuerdo siempre la nombraba cuando el cine se asomaba a alguna conversación. Ya entenderán porqué guarda entonces un lugar especial en mis listas cinéfilas aun cuando este año es la primera vez en mi vida que la veo.
Rebeca es un film maravilloso, entre otras muchas cosas, por un elemento que a mí personalmente siempre me atrajo mucho desde lo narrativo, de hecho es un elemento que elegí como tema de análisis para la tesis de profesorado: el personaje evocado. Es que Rebeca está ausente físicamente de la escena pero tiene fuerte presencia en la historia por las incontables veces que se la nombra y se la materializa en elementos escenográficos y dialogales. De ahí que a pesar de que Du Maurier haya sido quien planteo el personaje, Hitchcock hizo una magnífica adaptación donde cada línea de diálogo, cada movimiento de cámara y cada objeto tiene una función marcada dentro de la película.
La historia:
Laurence Olivier interpreta a Maxim de Winter, un acaudalado viudo que conoce en uno de sus viajes a una tímida e insegura dama de compañía (Joan Fontaine). Luego de unos días de salir juntos la muchacha debe partir repentinamente y es entonces cuando él le propone matrimonio. Luego de la boda, los problemas emergen cuando llegan a Manderley, el inmenso castillo donde vive Maxim. Allí la muchacha deberá enfrentar una nueva vida como la señora de la casa, y si es difícil adaptarse a una nueva rutina dentro de un nivel de vida completamente desconocido, lo será mucho más para la nueva señora de Winter quien sentirá todo el tiempo que se la compara con la fallecida Rebeca; y el ama de llaves, Mrs Danvers (Judith Anderson), procurará que esa comparación sea realmente una tortura.
Dicen que no muchos apostaban por la pobre Joan para este papel, de hecho hubo incontables castings de diferentes actrices para el rol, entre los nombres barajados estaba Vivien Leigh (Lo que el viento se llevó), pareja por entonces de Olivier, quien insistía que ella debía ser la protagonista del film. Finalmente al quedar Fontaine, Olivier se encargó de maltratarla durante todo el rodaje por lo que la pobre actriz se sentía intimidada. Hitchcock ni corto ni perezoso aprovechó esto para hacerle creer que en realidad TODO el estudio en sí la detestaba, lo cual logró ese constante aire de inseguridad y falta de personalidad que requería el personaje.

Los recursos narrativos:

He de confesar que yo no leí la novela en la cual se basa el film. Según Francis Vanoye y Anne Goliot-Lété en su libro Principios de análisis cinematográfico (libro del que hablábamos hace poco):

Los dos ritmos, dramático y narrativos, se superponen perfectamente, lo que termina reteniendo las tensiones y generando la monotonía. En cambio, la película juega más con efectos de síncope y , por tanto, de sorpresa y mantiene la tensión. Hitchcock y sus guionistas han sabido dar un ritmo a una narración que precisamente carecía de ello.
Nunca me canso de decir que no me gusta por lo general comparar literatura y cine y al no leer la obra mucho menos me meteré en dar la razón o no a estos autores. Rebeca tiene no sólo una magnífica fotografía- gracias a la habilidad de George Barnes- sino además un puntilloso manejo del encuadre, de la perspectiva y del movimiento de cámara. Elementos realmente imposible de ejemplificar por escrito, hay que verlo para apreciarlo.
A Rebeca la "vemos" todo el tiempo, desde los objetos intocables de su escritorio hasta el meticuloso cuidado que Mrs Danvers ha puesto en mantener su habitación y sus pertenencias como si aún estuviese viva. Todo lleva sus iniciales y la presencia de Mrs Danvers en Manderley es tan imponente que nuestra protagonista, la sin nombre, no sabe directamente cómo moverse por su propia casa. La habitación que ocupa con su esposo es, incluso, una de las habitaciones que solían usarse para huéspedes, porque la original está resguardada y lejana del otro lado del castillo, como si el pasado y el presente se limitase en el espacio entre esas dos alas del castillo. La escena en que la nueva esposa mira hacia la puerta de esa otrora habitación principal con el perro guardando la entrada lo dice casi todo; y uno como espectador empieza a elucubrar si no será que Rebeca aún yace por alguno de los rincones de Manderley. La insignificancia de la nueva esposa está remarcada todo el tiempo no sólo por sus torpes movimientos y acciones, por su constante duda ante todo sino además por las proporciones mínimas que ocupa en escena. El castillo le queda enorme, la empequeñece, la hace imperceptible.

Hay muchas escenas donde el travelling y los desplazamientos en general reafirman la presencia de Rebeca otorgando no solo tensión a la narración sino además impacto dramático. En la escena de la cabaña donde Maxim relata la noche anterior a la muerte de su fallecida esposa podemos observar una secuencia de cámara extraordinaria donde desde un sillón "vemos" a Rebeca levantarse, caminar por la sala, llegar hasta la puerta donde se hallaba su marido y finalmente caer al suelo. La cámara acompaña ese momento con un giro de casi 360º mientras nosotros, los espectadores, podríamos jurar que Rebeca está allí, moviéndose, gesticulando, riendo.




Se sabe ya lo meticuloso que era Don Hitchcock a la hora de filmar, y viendo Rebeca uno no puede dudarlo. ¡Dicen que le tenía prohibido a Judith Anderson pestañar durante las tomas de primer plano para darle más efecto a ese rostro duro, impenetrable!
Por lo hasta aquí dicho de nada vale tampoco dudar que se merece la inclusión en el libro de Scheneider y de que vale cada minuto su visionado como la lectura del apartado del libro antes nombrado sobre el análisis de esta película. Una película donde la actuación más destacable es la de Anderson, a mi humilde parecer tanto Olivier como Fontaine lucen un poco duros por momentos, pero es apreciación de quisquillosa nomás. Por lo demás, es un film que da para hablar horas y horas y que ha tenido gran cantidad de influencias en otros films. Incluso se establacen algunas comparaciones bastante singulares entre Rebeca y Ciudadano Kane que no son nada gratuitas!.
Si no la vieron, véanla. Es un regodeo para cualquier amante del cine, de los buenos relatos y de aquellos que lupa en la mano aman los pequeños detalles de realización. Además el paneo del propio director, sello personal de su filmografía, dicen que es mucho más difícil de encontrar que en el resto de sus películas.

Si te gustó por favor comparte esta nota. Los botones aparecen debajo del título una vez que clikeas en él. Gracias!!

{ 11 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Bien Pabela por no abandonar el Desafío, mis felicitaciones por esa tarea que no es para nada difícil.

    Realmente no puedo agregar nada a la gran crítica que hiciste sobre Rebeca. Felicitaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente pelicula y excelente analisis Pabela. Aunque es una pelicula muy brillante no es mi favorita de Hitchcock. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pabela!!!

    Excelente, me gustó mucho. Me dan ganas de volver a ver esta película y te confieso que también muchas ganas de leer tu tesis sobre el personaje evocado, que gran tema.

    Como la película la vi hace muchos años creo recordar (y también haber leído en su momento)que hay algo de cierto lesbianismo solapado. Si la memoria no me falla el ama de llaves en un momento saca ropa interior de un cajón y casi como que la acaricia, un detalle muy Hitch de puesta en escena.
    la tengo que volver a ver.

    Feliz día del amigo!!!
    Besos!
    Sergio

    ResponderEliminar
  4. Nicasio, graacias!! una alegría que guste el post.
    Dani, aun me faltan ver muuuchas de Alfred asique tampoco me atrevo a decir que es la mejor.
    Sergio, de hecho se puede leer mi tesis, muy sencilla eh! y hecha en exclusiva sobre tres obras de Roberto Cossa que es el autor que me habían impuesto. Acá podes leerlo! http://laplumayespada.blogspot.com/2009/02/la-evocacion-en-la-obra-de-roberto.html
    ya me dirás qué te parece, pero te adelanto que está muy lejos de ser una tesis de nivel universitario!!

    ResponderEliminar
  5. uuu Sergio me borraron el link! jaja acá también está http://es.scribd.com/doc/14481453/La-Memoria-Nunca-Quieta

    ResponderEliminar
  6. Excelente análisis Pab, mi opinión personal, es que es un buena película, pero con demasiadas concesiones al cine convencional de Hollywood (Cuckor, Wyler), quizás por ser la primera. En su obra posterior, (así como en la anterior en Inglaterra), su estilo se hará más personal, quizás ya sin miedo al fracaso americano.De cualquier forma, imprescindible.

    ResponderEliminar
  7. Excelente tu crítica Pabela. Enhorabuena la mejor que he leido nunca. Era difícil valorarla porque Rebeca es quizás la película de Hitch que más me gusta. Es estupenda. Todo un manual que te devuelve a Manderlay y su esencia.

    Un besote desde España.

    ResponderEliminar
  8. Pabela!!! Gracias por pasarme el link de tu tesis. Mañana o durante el fin de semana voy a leerla y luego te comento.

    Besos!
    Sergio

    ResponderEliminar
  9. Se me antojó muchísimo verla. Lo peor es que hace un mes la vi a la venta en un supermercado a muy bajo precio y no la compré.

    Me gustó mucho tu reseña y comparto tu opinión, ¡Hitchcock era un genio!

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pabela!!!

    Leí tu tesis y te digo que me gustó mucho. Mientras la leía se me vino a la cabeza Gastón Bachelard, lo leíste? Si no es asi te recomiendo su Poética del Espacio, un libro muy recomendado por Mauricio Kartun y otros dramaturgos.

    Besos!
    Sergio

    ResponderEliminar
  11. Sergio, ante todo gracias por tomarte el tiempo de leerlo! eso ya es todo un honor para mí, y que te haya gustado mucho más!. Te cuento que de Bachelard no he leído nada asique me lo apunto desde ya! Es más estoy segurísima que en esta Biblioteca de Babel que tiene mi padre debe haber unas cuantas obras de él porque recuerdo que lo nombró varias veces.

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -