martes, 14 de febrero de 2012

Hugo Cabret crítica

Vuelvo a sacar a colación el libro ¿Qué es una buena película?, donde el crítico francés Laurent Jullier establece seis criterios para tratar de abarcar el tema del juicio del gusto : Éxito del film, técnica, edificación, emoción, originalidad y coherencia. La última cinta del gran Martin Scorsese, cumple muy bien algunos de estos criterios; ha provocado un entusiasmo importante por parte de la crítica marcando un éxito asegurado, no puede negarse que su técnica visual es impecable, tampoco que causa en la mayoría una emoción significativa y que gracias a esa emoción muchos se sentirán edificados con la historia. Sin embargo aquellos que tuviesen en cuenta objetivamente todos los criterios juntos, posiblemente no se vieran cautivados casi tan fanáticamente por un film que presenta algunos fallos importantes.

He llegado a leer ciertas críticas en la que se compara esta incursión de Scorsese por el cine de “aventuras” como una forma de haberse spielbergizado (término tomado tal cual rezan algunos artículos) por sus grandes cuotas de sentimentalismo . Sin embargo creo que lo que justamente le faltó a esta adaptación de la novela de Brian Selznick es la verdadera emotividad y magia que desplegaría muy bien, un tanto manipuladoramente para qué negarlo pero efectiva, Spielberg. Scorsese es un magnífico narrador, un puntilloso cineasta que esta vuelta no ha logrado, al menos a esta humilde servidora, ofrecer un mundo tan fantástico y seductor como el que propone con su homenaje al cine.

En una historia con un protagonista casi dickensiano, el relato se escinde en dos partes bien diferenciadas que no pueden pasarse por alto conformando, más que dos capítulos de una misma historia, un quiebre narrativo singular. Lo que comienza siendo la historia de un niño por aferrarse a la memoria de su padre fallecido termina por mudarse a la historia de uno de los primeros realizadores de cine como fue Georges Méliès. Así es como un elemento narrativo en un principio importante que marcaría un aparente punto de inflexión, como es el autómata, finalmente se reduce a un simple MacGuffin que pierde por el camino cualquier atisbo de magia.

Es cierto que muchos adoradores del séptimo arte no podrían menos que sentirse emocionados con esos flashbacks en que presenciamos prácticamente el nacimiento del cine, pero la realidad es que otros tantos sentimos que si hay algo que le falta al film es alma, una coherencia clara a la hora de contar que llegue a causarnos la identificación necesaria para desprender la misma cantidad de lágrimas que sus protagonistas. La invención de Hugo Cabret como se la conoce en español y como iba a llamarse en un principio es un homenaje a medias aun cuando decidamos hacer la vista gorda a la cantidad de imprecisiones biográficas que ofrece. Es un intento de preservar en la memoria la magia del cine pero sin verdadera magia.

Incluso la cantidad de personajes livianos con las que se sirve el director para ilustrar tanto época como contexto de la historia abren engañosos relatos tangenciales que no aportan más que eso: pura atmósfera que dilatan el paso de una primera parte a la segunda. El guardia de la estación,por ejemplo, un caricaturesco villano bastante insulso en la piel de Sacha Baron Cohen, otorga muy fríamente el marco de riesgo con el que debe vivir Hugo su día a día; un poco como esa primera impresión de tipo huraño con que se nos presenta Mèliés que finalmente queda en poco más que un recurso para dibujar un enigma a través de una libreta perdida que a poco conduce a la resolución final.

Debo admitir que me encanta el cine de aventuras, los relatos nacidos de novelas infantiles, que Scorsese es uno de mis favoritos por lejos; sin embargo Hugo se me hizo por momentos un relato demasiado dilatado, bastante irregular en sus contenidos y con una serie de personajes con los que no llegué a identificar del todo. Aburrida por momentos, incluso, no podía dejar de pensar en que si de grandes homenajes al cine hablamos, Hugo quedaría en una escala muy por debajo de otros films, incluídos The Artist, uno de sus grandes competidores en esta próxima entrega de premios, más sencilla en lo que cuenta, quizá, pero a la vez mucho más honesta y directa.

Scorsese juega a ser niño otra vez, viaja en el tiempo para tratar de hacernos sentir la maravilla que ese ahora curador del museo sintió cuando de niño conoció a Mèliés en su esplendor, relaciona no en vano literatura y cine en varias de las escenas, todo el tiempo, pero no llega a plasmar por completo la verdadera magia y energía que muchos de los originales.

Incluso la técnica del 3D, aquí utilizada soberbiamente al servicio de la narración y no al simple artilugio del truquillo fácil, no deja de ser después de todo una ilusión más que despliega visualmente lo que no logra el guión. Un film hecho más con el intelecto que con el verdadero corazón de un cinéfilo queriendo hacer honor a su objeto de deseo.


Calificación:

Originalmente publicado en Extracine

ESCRITO POR Pabela

Creadora, fundadora y líder de este templo. Amante de la literatura, la fotografía, la música y desde luego el cine. Síguela @pabela

{ 11 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Pero si con esta reseña ni hace falta que me enrede queriendo hacer la mía. Dijiste todo exacto lo que pienso. Lo que en parte me alivia porque ya temía estar loca. El cine es mágico, y por supuesto, nos va a encantar encontrarlo en una película. Pero esa historia del autómata y Hugo también era mágica y me la dejaron casi sin contar. Muy de acuerdo con vos, de hecho la voy a compartir acá y allá!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena tu reflexión. A mí me pegó un poquitito más. Como cinéfilo, ver recreado todo lo que uno aprendió sobre el nacimiento del cine (y que ahora enseño, en mi caso) es emocionante. Por otro lado, reflotar a Melies me parece un bellísimo homenaje, y también lo valoro. Comparto en que hay cierta morosidad en el relato, y podría durar menos para meterse más rápido con el "secreto" develado por el autómata. En fin, yo la disfruté, pero mientras la veía sentía que era medio lentota... El 3D lo vi aprovechado como pocas veces (no vi tantas así). :)

    ResponderEliminar
  3. Excelente crítica Pabela! Yo planeaba hacer la mía aparte, pensando en que tú haría una alabándola como muchas otras personas, pero me doy cuenta que concordamos en todo. El 3D precioso, usado como técnica al servicio de la historia, el problema es que no hay suficiente historia. En lo personal me aburrió bastante porque pensé, por el inicio de la película que veríamos una historia de un huérfano que nos hiciera sentir ese algo que muchos buscamos en las historias, pero acá faltó y se convirtió en un buen homenaje a un personaje histórico del celuloide, pero sin el carisma y la dosis de sentimentalismo necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes de hacer tu crítica!! Estoy convencida que cuando a un film se le otorga siempre una misma mirada no es bueno! Después de tantos aplaudos y gente que la elevó a la enésima potencia empiezan a asomar los que la recibimos un poco más tibiamente jajaja.

      Eliminar
  4. Dialo Yo quiero igual leer tu crítica!! vos que sabés más que yo de cuestiones de guión la vas a saber explicar mejor en sus fallos. No pude evitar acordarme de tu post sobre el punto de inflexión y cómo acá prácticamente está desdibujadísimo. En fin que no dejes de hacerla!
    Halbert Qué bueno que medianamente coincidimos! Aunque te haya gustado más yo pensé que estabas en la vereda de enfrente con los que la adoran! ajajaja

    ResponderEliminar
  5. Esperaba leer tu critica Pabe, muy buena en los detalles aunque como sabes difiero mucho jeje. Yo sí sentí la magia del film en todas partes, me empapó su misterio, su ternura y me hizo sentir la emoción de ese niño y su historia que bien tras un bosquejo de su vida viene a detenerse en indagar y descubrir el secreto de esa llave y el autómata. Para mí no queda nada escueto, todo está ligado exactamente para que al final nos entregue una oleada de pasión desbordante por el cine. Hugo es un observador más del mundo, un niño que anhela descubrir su función en el mundo y a lo largo de la cinta captamos qué es eso: restaurar las cosas rotas. Junto a su amiga lo que hacen es restaurar el corazon de Miéles, afectado por diversas cuestiones en las que tuvo que abandonar el cine, sin saber que el cine como magia (él era mago) entregaba mucho y nunca debió abandonarlo. Hugo encuentra su propósito en la vida ayudando a Miéles. Y puestos a comparar, con el otro film del momento The Artist, me pareció buenisima tambien como sabes, pero plana plana plana y sin la magia que particularmente me desprendió Hugo. Y aunque The Artist se llevará el premio a mejor pelicula, Scorsese merece ese premio a dirección. Ruego porque asi sea jejejejeje....

    Un abrazo Pabe.

    ResponderEliminar
  6. Crucifixión!!! jajaja. O sea que no la veo.

    ResponderEliminar
  7. Una muy interesante reseña Pabela, como siempre. Lo primero que me tienta o me engancha es la provocadora pregunta ¿Qué es una buena película? Si el autor diera diez criterios en lugar de seis nada cambiaría porque creo que es una pregunta que no tiene una respuesta objetiva.
    Basta como ejemplo tu reseña y algunos comentarios que me preceden. Y sobre esta imposibilidad de objetividad se basa el escandaloso sistema de financiación del cine argentino.
    Porque no hay fórmulas de guión, ni nada, como si lo hay en la ingeniería y tantas otras profesiones que nos libere de la subjetividad. Quién crea que los manuales de guión son una especie de Norma Iram de la estructura cinematográfica allá él.
    Por supuesto que nada de esto impide que se sigan teniendo posturas estéticas y escribiendo reseñas de cine que nos enriquecen a todos como espectadores.

    Con respecto a Scorsese y su película no la vi y me despedí de Scorsese hace rato. Creo que su decadencia es irreversible. A mi modo de ver creo que en esto tiene algo que ver lo que André Bazin llamaba "las realidades objetivas" del cine. Es decir Hollywood en este caso. André Bazin en los años cincuenta ya señalaba esta cuestión porque veía que en el cine se daba una decadencia de autores como no se daba en otras artes.
    En mi opinión esto es muy notorio en directores del país del norte.
    Chabrol patinó muchas veces, pero es difícil encontrar un "Tetro" en su filmografía.
    Es sólo un ejemplo y puede ser rebatido por supuesto.

    Para terminar, como a mi me gusta un poquito la provocación también, desde hace un tiempito juego con el título de un libro que nada tiene que ver con el cine: "Yo te avisé" de Romina Manguel. El libro trata sobre políticos argentinos que fueron o son presidentes y que todo lo que hicieron o hacen ya lo habían hecho en sus provincias o municipios. Ya habían avisado.
    Para mi el "Yo te avisé" es por Scorsese, Cóppola, De Palma, Spielberg y cía. Tengo la idea de que parte de su actual decadencia de algún modo estaba signada en sus primeras obras.
    Pero este es ya otro tema y no quiero abusar de tu generosidad.
    Un placer leerte.

    Abrazote!!!
    Sergio

    ResponderEliminar
  8. Para ser una adaptación infantil es aburrida sí, pero creo que la disfruté un poco más que tú. Claro que admito ser un acérrimo seguidor del cine de Scorsese aunque concuerdo con Sergio que no es lo que era.

    ResponderEliminar
  9. Lei alguna de las reseñas con una sonrisa porque concuerdo perfectamente con muchas de ellas. La peli la vi anoche y debo decir que me desiluciono bastante. Lo que mas me molesto fue la falta de emocion y de ritmo en el relato. Es monotona en intensidad dramatica. Las actuaciones son muy flojas calculo porque no hay nada con lo que trabajar ya que los personajes son unidimensionales, se los puede describir con una plabra a cada uno. Hay escenas que no aportan nada y que se repiten varias veces, como las del cuidador de la estacion. La idea de la pelicula esta buena, es interesante, pero creo que el guión no esta logrado, le falta profundidad. No la vi en 3d, igualmente una pelicula no deberia depender de una tecnica para ser considerada mejor o peor (cosa que tambien pasaba en Avatar). Creo que tanto Scorcese como Spielberg por nombrar a dos respresentantes del cine Hollywoodense hace rato que perdieron el camino y vienen repitiendose sin suerte pelicula tras pelicula. Ojala encuentren el camino de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Ví la película y, pese a reconocer su belleza de imágenes y el dominio de la técnica, me pareció que le faltaba algo. Es una película formalmente muy correcta pero en ningún momento me emocionó. Creo que el análisis de Pabela es muy acertado. Me encanta este blog, que descubrí hace muy poco. Felicitaciones.

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -