viernes, 10 de febrero de 2012

De izquierda a derecha: Robert Cummings, Grace Kelly y Ray Milland.


Hace un par de días vimos un clásico de la cinematografía mundial: “DIAL M FOR MURDER”, que se tradujo al español como “La llamada fatal”, “Crimen perfecto” o “Con M de muerte” y que tiene como protagonistas principales a Ray Milland, Grace Kelly y Robert Cummings. Es una película de 1954, dirigida magistralmente por Alfred Hitchcock.

La película está basada en la obra teatral del mismo nombre, la cual fue estrenada en 1952, y fue escrita por el dramaturgo inglés Frederick Knott,quien además escribió el guión de la película.La historia inicia con un triángulo amoroso. El esposo (Ray Milland),sabedor ya de las infidelidades de su esposa (Grace Kelly), decide después de varios meses de minuciosa planificación, asesinarla y quedarse con su dinero, y para conseguirlo contrata a un viejo compañero de estudios para que realice la tarea sucia. En la trama hay dos puntos objetivos interesantes: una carta que prueba la infidelidad y una llamada telefónica, la cual será el señuelo y la señal para que el asesino realice su trabajo.Esta cinta cinematográfica es impresionante en varios sentidos. Lo primero es la elegancia y la belleza deslumbrante que muestra en el largometraje Grace Kelly, de tan sólo 25 años de edad para entonces.Lo segundo es la actuación impecable de ella y de Ray Milland, quienes llenan la pantalla con un talento histriónico inigualable.Lo tercero es el suspenso que sostiene la trama de la obra. La cuerda de la historia se estira una y otra vez al antojo de Hitchcock. Ese suspenso se intensifica con las tomas y los paneos bien planificados, con los diálogos y las reacciones de los actores ante el progreso de la obra.Lo cuarto es la sencillez bien cuidada de la escenografía, ya que casi el 95 % de toda la historia toma lugar en una habitación, y sin embargo, no hay en ningún momento, para el espectador, una sensación de aburrimiento, monotonía ni claustrofobia.Lo quinto son las imágenes de una belleza fríamente calculada. La sobriedad resalta sobre todo. Hay un juego de imágenes bien hechas y encadenadas en perfecta sintonía




Un dato curioso.Como es bien sabido, Alfred Hitchcock salía de extra en todas sus películas y “Crimen perfecto” no fue la excepción, sin embargo aquí es más difícil descubrirlo, ya que la manera que escogió el genio director para salir esta vez en pantalla, fue una fotografía que es mostrada sólo durante un par de segundos en la película.

Disfrutamos mucho mirando “Crimen perfecto”.

Alfred Hitchcock -maestro del suspenso- nos demuestra con esta película que en la aparente sencillez hay en verdad una gran profundidad y complejidad, características que muchas de las “grandes”producciones del Hollywood de hoy en día ya quisieran tener


NOTA: Este texto lo co-escribí con mi esposa Érika.

ESCRITO POR Óscar Perdomo León

Salvadoreño Doctor en Medicina. Amante de la música, la literatura, el cine y la fotografia. En otras palabras, médico, poeta y loco. No se considera escritor; sino más bien un “escribidor” que ama leer y escribir. Tiene cuenta en Twitter donde pueden seguirlo @OscarPerdomoL y un excelente blog

Leave a Reply

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -