domingo, 11 de marzo de 2012




Vivimos en mundo acelerado, en donde el arte en imágenes, especialmente en los vídeos, tienden a transcurrir con cambios y movimientos tan rápidos y vertiginosos que a veces añoro mucho los vídeos musicales que se hacían en los años ´80, que eran capaces de contar una buena historia con imágenes y que se adaptaban muy bien a la letra de la canción. Por eso quizás sentí verdaderamente tan agradable ver una película limpia, con una historia bien contada, con un ritmo tranquilo y reposado, tan adecuado a su propósito, como lo es el largometraje «Barry Lyndon», estrenada en 1975 y dirigida por Stanley Kubrick.

Me encanta también que las tomas tienen los encuadres perfectos, y los paneos y los acercamientos han sido cuidadosamente hechos. Cada diálogo o cada expresión que en el rostro quiera reflejar un estado de ánimo consecuente con la trama, no son descuidados por la cámara dirigida por Kubrik. Los primeros planos son frecuentemente usados, pero no cansan. Y los planos generales están ubicados perfectamente donde les corresponde.

La historia trascurre en el siglo VIII, durante el reinado de Jorge III. Los personajes principales, Barry Lyndon (Ryan O'Neal) y su esposa (Marisa Berenson) tienen la característica de arrastrarnos con ellos en sus alegrías y en sus tristezas. La trama principal discurre con el ascenso y la caída del personaje principal. De ser un pobre y tímido joven, pasa a ser, después de muchas aventuras, de participar incluso en una guerra entre Inglaterra y Francia y demostrar su valentía, un hombre respetado y con mucho dinero, que vive en un castillo, rodeado de muchos sirvientes y de todas las comodidades imaginables en su época. Pero dos tragedias invaden a su familia: su hijastro lo rechaza hasta el odio y su hijo muere después de un accidente al caer de un caballo. A partir de ahí, el declive de Barry Lyndon es eminente.

El final es triste y realista, sin caer en melodramas baratos. Sólo presenta los hechos tal y como son, pero con profundidad y con un exquisito gusto.

La película fue premiada en su momento con 4 Oscar. Es una de esas películas viejitas que nos demuestra cómo se hace el buen cine.


ESCRITO POR Óscar Perdomo León

Salvadoreño Doctor en Medicina. Amante de la música, la literatura, el cine y la fotografia. En otras palabras, médico, poeta y loco. No se considera escritor; sino más bien un “escribidor” que ama leer y escribir. Tiene cuenta en Twitter donde pueden seguirlo @OscarPerdomoL y un excelente blog

{ 4 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Ayyy a mi me parece o contaste el final!!! La empecé a ver hace poco, pero la deje por la mitad, me pasa con las pelis largas, tengo que encontrar el día adecuado para poder verlas. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. EN verdad una de las películas más bellas que se han filmado. Y su otra gran cualidad es la música que acompaña las escenas.

    ResponderEliminar
  3. Muy de acuerdo contigo, "Barry Lyndon" es de esas películas de las que ya no se hacen, tal vez, una de las últimas películas clásicas de Hollywood, que estaba a un paso de adentrarse en el cine moderno. Grande Kubrick. Grande vuestro blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. *Dialoguista: Creo que tenés razón. Para la próxima tendré más cuidado con eso de contar los finales. Gracias.

    *jimeneydas: Definitivamente la música es de gran importancia en esta película. Es una belleza. Se usa música de Händel, de Schubert y de Bach, entre otros.

    *Rodi: Muchas gracias por tu comentario. Y estoy de acuerdo con lo de Kubrick, es uno de los más grandes del cine.

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -