jueves, 1 de marzo de 2012


Seis actores. Siete historias, todas relacionadas a un mismo hombre: Bob Dylan. Pero no crean que estamos ante la típica película que muestra la vida de una estrella. El relato no es para nada convencional o lineal. Es de una plenitud lúdica absoluta. Los juegos y sus múltiples interpretaciones son inagotables. Hay referencias a films en los que participó Dylan y a momentos míticos (su accidente en moto) y personales (su ruptura matrimonial) de su vida. Por momentos parece necesario tener un conocimiento previo o básico sobre el músico, pero lo cierto es que ésta no es una película para racionalizar, sí para disfrutar. Un consejo: dejarse llevar.
El film abarca la etapa más intensa vivida por Dylan: desde mediados de los 50' a mediados de los 70'. Aunque el cantante se transforma casi en una excusa para poder hablar de la sociedad norteamericana de esos años.
Hay un niño negro que se hace llamar Woody (Marcus Carl Franklin), un poeta que se presenta como Rimbaud (Ben Wishaw), un músico folk (Christian Bale), un actor (el desaparecido Heath Ledger), un cantante que fué famoso y que se convierte en predicador cristiano (Christian Bale), un vaquero fuera de la ley (Richard Gere), y una estrella que se pasa al rock para decepción de sus seguidores (Cate Blanchett). En los primeros momentos del largometraje estos personajes son presentados con sólo una o dos palabras definiéndolos.
El director estadounidense Todd Haynes (Velvet goldmine, Lejos del paraíso) juega con las identidades, las deconstruye.
La primera imagen nos invita a presenciar un show, y desde ese momento comprendemos lo que vendrá; veremos algo irreal.
La pelicula es una experiencia sensorial apabullante. Fascinan los cambios cromáticos (se pasa del blanco y negro, a los colores saturados, al sepia o al azul intenso), las formas alucinatorias y las versionadas canciones de Dylan (algunas interpretadas por grandes músicos de hoy, como Eddie Vedder cantante de Pearl Jam).
Haynes aseguró que estéticamente se inspiró en Godard, 8 y ½ (de Fellini), en el documental Don't look back y en el cine Western.
Hay muchos guiños para fanáticos, pero también puede verse como una película que nos regala siete historias.
Todo lo que este film disfraza y desdibuja es develado por el documental No direction home (Sin hogar) de Martin Scorcese. Por lo que ambos trabajos se complementan de modo perfecto y singular. Casi diría que es indispensable (y por que no, inevitable) la visión de los dos trabajos. Y todavía se puede lograr más si se anexa a éstos Don't look back (No mires atras), un documental de 1965 que sigue a Dylan en una gira británica.
I’m not there (No estoy ahí) es una película circular sin serlo.
Bob Dylan tomó su nombre del poeta británico Dylan Thomas. Estuvo junto a Martin Luther King. Cantó ante el papa Juan Pablo II en 1997. Fué propuesto como Premio Nobel de Literatura en varias oportunidades. Ganó un oscar en 2001 por componer la canción original del film Jóvenes prodigiosos. Escribió libros y su autobiografia. Expuso sus dibujos. Realizó cautivantes publicidades. Integró la Generación Beat. Influyó sobre los Beatles. Nació judio, se convirtió al catolicismo y volvió al judaísmo. Rechazó títulos y honores. Actuó en películas. Realizó bandas sonoras. Estuvo recluído de la prensa durante largos años. Visitó Argentina (y Córdoba) a principios de este año como parte de su gira interminable (Never ending tour). Posee un programa de radio semanal por internet (Theme time radio). Es sin duda un hombre excepcional y ésta es una muy buena oportunidad para conocer más de su mundo, y si no se es un entendido en el tema, para empezar. No esperemos a que deje de ser un mito viviente.
EL PLUS (+)
. En la película nunca se nombra explícitamente a Bob Dylan.
. El documental de Scorcese es interesantísimo y nos muestra a un Dylan desconocido, en total apertura, desmistificandose.
. Esta es la tercer película que Haynes dedica a figuras del mundo de la música.
. I’m not there refiere al título de una canción desconocida de Bob Dylan que ha salido a la luz recientemente y que forma parte de las series piratas (Bootlegs series) autorizadas por el cantante.

ESCRITO POR Analía Casero

Estudiante avanzada de historia. Argentina cordobesa amante del género dramático, del cine independiente, europeo y oriental. Fiel asistente a los ciclos de cine y afecta a escuchar algunas bandas sonoras y a seguir a los directores de videoclips.

{ 2 Opinan que... read them below or Comment }

  1. Analía, como siempre, has escrito una bella reseña.

    Te cuento que esta película la vi por cable, pero ya empezada, es decir, no le vi el principio, sin embargo me arrastró como en torbellino onírico.

    Me asombró ver, por ejemplo, a Cate Blanchett, si lo entendí bien, interpretando a un Bob Dylan delgado, fumador, sereno pero intenso.

    Realmente es una película fascinante.

    ResponderEliminar
  2. Pues luego de leer el artículo quiero ver ambos trabajos sobre Dylan. Saludos.

    ResponderEliminar

¡Nos gusta saber qué opinás! Comentá y si te gustó el artículo no olvides compartirlo!
Gracias!!!!

- Copyright © La Cinerata - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -